jueves, 16 de junio de 2016

Crimen de lesa humanidad explotación del Arco Minero del Orinoco

Asevera Rómulo Dommar
AN TOMÓ LA ÚNICA DECISIÓN POSIBLE EN RELACIÓN AL ARCO MINERO
La propuesta del Ejecutivo Nacional involucra un crimen ecológico que tardaría generaciones para ser resarcido. La pretensión incluye la destrucción de ecosistemas sumamente frágiles y áreas de enorme vocación agropecuaria.

La propuesta mediante la cual el gobierno nacional pretende la explotación del pomposamente llamado Arco Minero del Orinoco constituye en si misma una aberración que ningún país que pretenda decirse moderno y responsable se puede permitir, declaró el líder ecologista Rómulo Dommar Pasarella. La pretensión de recoger dólares a través  de la venta de los ingentes recursos minerales que se encuentran en el área comprendido en el pomposamente llamada Arco Minero es una nueva intentona del Madurismo de buscar oxigeno que le permita alargar su estadía frente al ejecutivo nacional. La propuesta del Ejecutivo Nacional involucra un crimen ecológico que tardaría generaciones para ser resarcido. La pretensión incluye la destrucción de ecosistemas sumamente frágiles y áreas de enorme vocación agropecuaria. Es por ello que estoy convencido de que la Asamblea Nacional tomó la única decisión posible en relación al Arco Minero, la AN estaba obligada a vetar, a obstaculizar la intentona gubernamental de destrozar un área equivalente al 15 % del territorio nacional con la insana intención de obtener dólares que muy probablemente tendrían el mismo destino que los dólares de la industria petrolera. Dommar también apuntó que lo más indignante de esta pretensión del gobierno nacional es que la zona encerrada en el Arco Minero, en su mayoría, es una zona de enormes ventajas comparativas y competitivas  en el área agropecuaria, es decir, es una zona que debería servir de pivote fundamental para la producción de alimentos que tanta falta nos hacen en estos momentos. La zona contemplada en el decreto incluye a la cuenca del Rio Paragua, reconocido como “El Granero de Venezuela” por su enorme vocación como productora de Maíz para consumo humano, la cuenca del Yocoima, icono de la producción lechera nacional, la cuenca del Caura y el Aro, virtuosas productoras de raíces y tubérculos, musáceas, Cacao y ganadería de carne, la cuenca del Rio Caroní, garante de la alimentación hidroeléctrica del 70% del consumo nacional y la totalidad de los compromisos internacionales que en esta materia tiene el país. Resulta un contrasentido que, en pleno siglo XXI y bajo la egida de los sistemas de producción autosustentables, exista un gobierno, el desgobierno venezolano, que se esté planteando la perpetración de un bestial crimen ecológico que reviste características de crimen de lesa humanidad.

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario